CONSEGUIR TUS METAS ES SOLO CUESTIÓN DE SEGUIR ESTOS PASOS

Os voy a contar un viejo cuento que ilustra de una forma muy clara como puedes conseguir tus metas.

Cuenta una vieja historia que un hombre quería encontrar agua. Necesitaba encontrar agua para regar sus campos, para dar de beber a su familia y para la higiene y cocina.  Así que, armado de un pico y una pala, comenzó a cavar un pozo esperando encontrar agua. Pasó días y días cavando y cavando sin encontrar una sola gota de agua, cuando un desconocido que pasaba por su propiedad le dijo:
-¿Busca agua? ¿Porque no prueba alli cerca del arbol?. Es un arbol frondoso y verde y probablemente encontrará agua mas facilmente. Nuestro protagonista le hizo caso y se puso a cavar otro pozo donde le habia indicado el desconocido. Al cabo de una semana de duro trabajo, tampoco habia encontrado agua y continuó cavando y cavando. Mientras estaba en la tarea, un grupo de personas que venían en carruajes de caballos, se detuvieron cerca de su casa y fue a recibirlos. Cuando le vieron tan sudoroso, le preguntaron que estaba haciendo y dijo:

-Estoy cavando un pozo para sacar agua y no tener que ir cada día hasta el río que esta muy lejos. –Pues no es el lugar adecuado -dijo el que parecia el jefe del grupo- tendrías que ir detras de la casa, cerca de la roca…” Y nada mas se fueron, nuestro amigo se dirigió a la puerta trasera de su vivienda, con su pico y su pala. Al cabo de varios días de cavar y cavar no habia encontrado ni una gota.

De pronto escuchó que lo llamaban por su nombre. Era un buen amigo que lo visitaba y venia acompañado por un anciano, se lo presentó como un gran zahorí. -Me enteré que querias hacer un pozo y pense que te interesaria conocer a un gran especialista que es el anciano que me acompaña. Nuestro protagonista les mostro, con cierto orgullo, los tres pozos que habia cavado. El zahorí sonrió y le dijo: -“Si realmente quieres encontrar agua, vas por el camino equivocado”

Ante la idea de tener que cavar un cuarto pozo, nuestro protagonista se enfado, interrumpio lo que estaba por decirle el anciano, y sin ningun tipo de contemplacion echo a su amigo y al zahorí de sus propiedades. En el camino de regreso, el sabio anciano le comentaba a su apenado amigo

-No te preocupes, no es la primera vez que me encuentro con un caso así. Por el tipo de terreno en que esta emplazado su jardin debe haber agua entre quince y veinte metros. Tu amigo ha cavado tres pozos de diez o doce metros. Solo que hubiese perseverado un poquito mas en cualquiera de ellos, en este momento tendria agua.

 

 

Esta historia nos da una muestra de la importancia de la PERSEVERANCIA para poder obtener nuestros objetivos.

Con ella aprendo que pase lo que pase, no hay que dejarse vencer, hay que llegar al final y que si nos equivocamos, podremos aprender de ese error.

Conseguir aquello que te propones en tu vida no es cuestión de suerte, sino de enfoque, esfuerzo y definición de objetivos claros llevados a cabo con motivación.

No conquistar la meta propuesta se debe en muchos casos a un mal planteamiento del objetivo a lograr, a la falta de confianza en uno mismo, no tener claro que queremos o no saber que pasos puedo dar para conseguirlos.

Lo primero que tenemos que hacer es SOÑAR, sí, has oído bien, soñar lo que nos gustaría conseguir, lo que nos gustaría tener u obtener. Estos sueños deben ser únicamente nuestros, debemos ser conscientes de ellos, pararnos a pensarlos con intensidad.

“Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo te dirán que tú tampoco puedes. Si quieres algo ve por ello y punto“- En busca de la felicidad

Una vez que tenemos estos sueños, estableceremos el camino que debemos de recorrer para poder conseguirlos, es decir, utilizaremos una estrategia, una serie de pasos para poder llegar a hacer realidad nuestro sueño.

No dejes de leer una serie de pasos para tener éxito al establecer tus metas del blog de Crecimiento y Bienestar emocional de la psicóloga Silvia Russek. Aquí los enumero, podréis ver este artículo con más profundidad en su blog.

  1. Pregúntate qué es lo que quiero
  2. Fortalece tu confianza
  3. Establece un compromiso contigo mismo
  4. Acepta tu responsabilidad
  5. Escribe tu meta
  6. Analízala
  7. Exprésala en voz alta cada día
  8. Analiza la situación actual
  9. Divide la meta en pequeñas metas
  10. Pon una fecha límite
  11. Plantéa los posibles obstáculos
  12. Identifica los objetivos y conocimientos que necesitas
  13. Desarrolla un plan de acción
  14. Visualiza los resultados
  15. Comparte
  16. Revisa
  17. Reconocer en voz alta tus logros
  18. Realiza por lo menos una acción diaria.

 

Si a pesar de todos estos pasos que nos recomienda Silvia Russek, no logramos conseguir nuestra meta, habrá que analizar de forma consciente que es lo que ha ocurrido para que no lleguemos al resultado deseado.

Los PROBLEMAS que surgen en el camino hacia la meta, deben ser tomados como un desafío hacia la creatividad. Los problemas solo tienen una salida, o solucionarlos cuando tienen solución o prescindir de ellos y aceptarlos si no la tienen.

Otro gran obstáculo para no llegar a nuestras metas es el AUTOSABOTAJE. A veces no creemos en nuestro éxito, y nos saboteamos a nosotros mismos. En muchas ocasiones, el fracaso no está en lo que hagan o digan los demás, sino en lo que hacemos y nos decimos a nosotros mismos, en nuestra falta de confianza.

Cuando le permitimos a nuestra mente que entren pensamientos de imposibilidad, de fracaso, nuestro cerebro comienza a seguir esas instrucciones sobre la dificultad de conseguirlo, y por consiguiente, nuestros esfuerzos por llegar al objetivo, en el que no confiamos, serán nulos.

El autosabotaje, se traduce en pensamientos negativos o ideas irracionales que no ayudan en nada a llegar a nuestras metas. Un ejemplo puede ser decirnos: “yo no conseguiré aprobar el examen, porque soy demasiado torpe”, ” no llegaré a nada en la vida, porque no me dieron la oportunidad mis padres…”.

Por último, es necesario que aprendamos de nuestros ERRORES. No pasa nada si nos equivocamos, solo hay que saber en que nos hemos equivocado e intentar que no vuelva a ocurrir.

No olvidemos que los errores están ahí para que podamos saber que cosas no funcionan bien y como debemos actuar la próxima vez. ¿Acaso alguien a aprendido a andar sin antes caerse varias veces?

Hay que evitar que los errores nos paralicen, se les debe dar el valor que tiene, que es mostrarnos que no somos perfectos y que debemos prestar atención a las cosas que hacemos o decimos, de esta forma evitaremos errores mayores.

POR ÚLTIMO, NO OLVIDES QUE ESTAMOS HECHOS DE SUEÑOS, DE ESPERANZAS Y DE ESFUERZO.

TODO AQUELLO QUE TE PROPONGAS LO VAS A CONSEGUIR, NUNCA LO DUDES.

 

Deja un comentario